From Ayit Mountain To Kasuy Vally

Región: Eilat, Duración del recorrido: 5-6 horas, Punto de partida: Ayit Mountain, montañas de Eilat, Punto de llegada: Nahal Kasuy, montañas de Eilat, Tipo de pista: Senderismo
Proveedor: Autoridad de Parques y Naturaleza de Israel
Fabricante: Eilat

La Autoridad de la Naturaleza y Parques de Israel señalizó una nueva y desafiante ruta de senderismo en el Néguev. La ruta empieza en el monte Ayit, pasa por los acantilados de Shayarot, y acaba en las maravillosas arenas del Nahal Kasuy.

 

Principales lugares de interés:

Miradores con vistas al valle del Arabá

Vegetación desértica

Arenas del Nahal Kasuy

Espectaculares vistas:

Miradores desde el monte Ayah y el monte Grofit con vistas al Arabá y a las montañas de Edom

 

Qué es lo que la Autoridad de la Naturaleza y Parques de Israel hace para mejorar los servicios turísticos y conservar el lugar

La Autoridad desocupó los restos de una antigua base militar al comienzo de la ruta, la cual señalizó, y estableció un campamento cerca de las dunas de arena de Kasuy, al final de la ruta.

 

Cómo llegar

Desde la autopista 90, en el cruce de Ketura cerca del kibutz de Lotan, siga la autopista 40 que sube al oeste, hacia Mitzpe Ramón. Después de unos 3,4 kilómetros pasará por el mirador del monte Ayit, en donde la carretera gira. Siga otros 2 kilómetros pasada la entrada de una base militar, y gire a la izquierda hacia un camino de tierra señalizado en azul. La ruta de senderismo empieza a unos 700 metros de ahí, en el punto de encuentro de tres rutas diferentes: azul, negra y verde. Seguiremos la señalizada en verde.

 

Información

Esta área es parte de los acantilados de Shayarot y se extiende 140 kilómetros entre el acantilado de Haatakim y el valle de Ovda. Siguiendo la ruta se puede contemplar el acantilado de Haatakim, que bordea la longitud del valle del Arabá, y ofrece unas espectaculares vistas desde el monte Ayah y el monte Grofit. Cerca del monte Grofit, la ruta gira hacia el oeste, siguiendo el Nahal Kasuy, y alcanza un conjunto de maravillosas dunas de arena. En los inviernos lluviosos, las dunas están cubiertas con espectaculares lechos florales de plantas desérticas en flor.

 

La ruta

1. Monte Ayah

Siga la ruta verde para entrar por un canal cuya profundidad va en aumento. Tras unos 300 metros, pase bajo un tendido eléctrico. Medio kilómetro más adelante verá el chasis de un coche que llegó ahí en circunstancias desafortunadas. A partir de aquí estará solo en medio de este entorno desértico clásico de clima árido y casi sin signos de civilización.

La zona recibe menos de 50 milímetros de lluvia al año, motivo por el cual casi toda la vegetación está restringida a los lechos de los arroyos. Aquí verá plantas desérticas típicas como la lavanda, la reseda israelí, los asteriscos y unas pocas acacias.

Un kilómetro después del inicio de la ruta, el camino se vuelve hacia la orilla derecha del arroyo, bordeando el enorme cañón creado por el Nahal Grofit. El arroyo tiene un gran efecto de erosión, debido a la diferencia de altura de unos 400 metros entre el monte Ayit y el valle del Arabá, además del hecho de que la base de la montaña está hecha de la piedra blanda típica en toda la formación Ora, haciendo que sea extremadamente sensible a la erosión. El cañón en sí está grabado en la piedra caliza de la formación de Grofit.

Ahora la ruta se separa de la orilla del cañón, bordeándolo ampliamente por la derecha, y asciende a lo alto del monte Ayah, en donde la caliza blanda de la formación del Tzihor crea una gran meseta plana. Nada crece aquí, pero también es un magnífico lugar para contemplar la luna.

La ruta se acerca al borde del precipicio del monte Ayah, revelando unas magníficas vistas del Arabá y de las montañas de Edom. Abajo podrá ver los campos bien atendidos de Lotan y Ketura, y más al norte los de Yahel.

2. Monte Grofit

La ruta desciende desde el monte Ayah y cruza un camino de tierra. Esta es la ruta que sigue el oleoducto que atraviesa Israel, y está señalizada en rojo. Después de cruzar ese otro camino, gire a la izquierda y, después de unos pocos metros, encuentre de nuevo la ruta verde. La ruta ahora sigue uno de los afluentes del Nahal Ayah, que bordea la montaña que está delante de usted. El lecho del arroyo se va volviendo más estrecho, hasta que desaparece de golpe en el "cuchillo" del monte Grofit. Las vistas que hay aquí del Arabá son impresionantes.

La ruta ahora se separa desde lo alto del acantilado del Grofit, pero regresa a la misma después de unos pocos kilómetros. Aquí es donde el antiguo debate llega a su fin: el acantilado de Haatakim se extiende hasta los bordes del Arabá y no está confinado hasta las costas del mar Muerto, y es tan precioso aquí como ahí. Puede ver claramente que en lo alto de los acantilados Shayarot, de los cuales los montes Ayah y Grofit son parte, sirven como línea divisoria de los arroyos que fluyen al este hacia el Arabá y los que fluyen al oeste hacia el valle de Ovda.

3. Nahal Kasuy

La ruta desciende desde el monte Grofit y va directa hacia el canal de Nahal Kasuy. Al principio caminaremos por el lecho del arroyo, rodeado del desierto que vimos antes, pero después de 2,5 kilómetros y sin aviso, el paisaje cambia de forma abrupta: aparece una enorme duna de arena en el lecho del arroyo, mientras que las laderas del monte Grofit están hechas solo de caliza. Esto es muy inusual en Israel. La ruta pavimentada que desciende de la orilla izquierda del arroyo es un segmento de la ruta ciclista de Israel.

Desde aquí caminaremos unos 2,5 kilómetros dentro de las dunas que bloquean completamente el amplio lecho del arroyo. El origen de estas arenas está en el centro de la península del Sinaí, donde las rocas están compuestas de caliza y se han desintegrado en su gran mayoría en arena caliza. Los arroyos llevaron estas arenas hacia el Néguev, y el viento a su vez las sacó de los lechos de los arroyos y las llevó más lejos, hacia el valle Ovda, hasta que quedaron atrapadas en la esquina noreste. Por eso la arena de Nahal Kasuy es tan rica en cal y sus granos son mucho más pequeños que la arena de playa.

La ruta recorre la orilla izquierda del arroyo, pero también es maravilloso ir a pasear entre las dunas. Entre las plantas locales destaca el saxaul blanco, bien adaptado a crecer en las dunas arenosas de un verdadero desierto. La arena absorbe todo el agua de lluvia disponible, sin dejar una gota. El saxaul blanco puede llegar a los dos metros de altura, y sus raíces se abren camino hasta el fondo, donde el suelo está húmedo, incluso durante el verano.

Cuando los inviernos son lluviosos, las arenas se cubren de plantas en flor, ofreciendo un festival para la vista. Algunas de las plantas que aquí se pueden encontrar son los géneros de zilla, dos variedades de fagonia, asterisco, erucarias y eremobium, entre muchas otras.

4. La duna de Kasuy

La ruta señalizada en verde que ha estado recorriendo ahora se vuelve a unir al camino de tierra señalizado en rojo. Lleva unos 12 kilómetros caminados. Si sigue por la derecha, pasado un kilómetro llegará a la autopista de Shaharut, mientras que si va por la izquierda, después de un kilómetro y medio llegará a la famosa duna de arena de Kasuy, que se apoya contra un alto muro de caliza. La Autoridad de la Naturaleza y Parques de Israel definió una zona de campamento al lado de la duna. Puede acabar su ruta aquí, o puede avanzar un kilómetro más para alcanzar la autopista de Shaharut.

Especificaciones de productos
Región Eilat
Tipo de pista Senderismo
Punto de partida Ayit Mountain, montañas de Eilat
Punto de llegada Nahal Kasuy, montañas de Eilat
Nivel de dificultad Medio
Tipo de excursión Ruta a pie (cuide el coche de recogida al final del sendero)
Adecuado para niños No
Duración del recorrido 13 km
Duración del recorrido 5-6 horas
Teléfono +972-8-6373057
Correo electrónico haibar-yotvata@npa.org.il
Dirección web http://www.parks.org.il/ParksAndReserves/haiBarYotvata/Pages/aeittokasoy.aspx
Accesibilidad No
Perfil del recorrido Derecho
Mejor temporada Otoño
Mejor temporada Primavera
Mejor temporada Invierno
Adecuado para hacer pícnic No
Agua potable No disponible
Estacionamiento
Aguas de baño No
Equipamiento especial Calzado, gorro, mucha agua
Precauciones Si viaja en verano y cuando hace calor, lleve agua suficiente

La Autoridad de la Naturaleza y Parques de Israel señalizó una nueva y desafiante ruta de senderismo en el Néguev. La ruta empieza en el monte Ayit, pasa por los acantilados de Shayarot, y acaba en las maravillosas arenas del Nahal Kasuy.

 

Principales lugares de interés:

Miradores con vistas al valle del Arabá

Vegetación desértica

Arenas del Nahal Kasuy

Espectaculares vistas:

Miradores desde el monte Ayah y el monte Grofit con vistas al Arabá y a las montañas de Edom

 

Qué es lo que la Autoridad de la Naturaleza y Parques de Israel hace para mejorar los servicios turísticos y conservar el lugar

La Autoridad desocupó los restos de una antigua base militar al comienzo de la ruta, la cual señalizó, y estableció un campamento cerca de las dunas de arena de Kasuy, al final de la ruta.

 

Cómo llegar

Desde la autopista 90, en el cruce de Ketura cerca del kibutz de Lotan, siga la autopista 40 que sube al oeste, hacia Mitzpe Ramón. Después de unos 3,4 kilómetros pasará por el mirador del monte Ayit, en donde la carretera gira. Siga otros 2 kilómetros pasada la entrada de una base militar, y gire a la izquierda hacia un camino de tierra señalizado en azul. La ruta de senderismo empieza a unos 700 metros de ahí, en el punto de encuentro de tres rutas diferentes: azul, negra y verde. Seguiremos la señalizada en verde.

 

Información

Esta área es parte de los acantilados de Shayarot y se extiende 140 kilómetros entre el acantilado de Haatakim y el valle de Ovda. Siguiendo la ruta se puede contemplar el acantilado de Haatakim, que bordea la longitud del valle del Arabá, y ofrece unas espectaculares vistas desde el monte Ayah y el monte Grofit. Cerca del monte Grofit, la ruta gira hacia el oeste, siguiendo el Nahal Kasuy, y alcanza un conjunto de maravillosas dunas de arena. En los inviernos lluviosos, las dunas están cubiertas con espectaculares lechos florales de plantas desérticas en flor.

 

La ruta

1. Monte Ayah

Siga la ruta verde para entrar por un canal cuya profundidad va en aumento. Tras unos 300 metros, pase bajo un tendido eléctrico. Medio kilómetro más adelante verá el chasis de un coche que llegó ahí en circunstancias desafortunadas. A partir de aquí estará solo en medio de este entorno desértico clásico de clima árido y casi sin signos de civilización.

La zona recibe menos de 50 milímetros de lluvia al año, motivo por el cual casi toda la vegetación está restringida a los lechos de los arroyos. Aquí verá plantas desérticas típicas como la lavanda, la reseda israelí, los asteriscos y unas pocas acacias.

Un kilómetro después del inicio de la ruta, el camino se vuelve hacia la orilla derecha del arroyo, bordeando el enorme cañón creado por el Nahal Grofit. El arroyo tiene un gran efecto de erosión, debido a la diferencia de altura de unos 400 metros entre el monte Ayit y el valle del Arabá, además del hecho de que la base de la montaña está hecha de la piedra blanda típica en toda la formación Ora, haciendo que sea extremadamente sensible a la erosión. El cañón en sí está grabado en la piedra caliza de la formación de Grofit.

Ahora la ruta se separa de la orilla del cañón, bordeándolo ampliamente por la derecha, y asciende a lo alto del monte Ayah, en donde la caliza blanda de la formación del Tzihor crea una gran meseta plana. Nada crece aquí, pero también es un magnífico lugar para contemplar la luna.

La ruta se acerca al borde del precipicio del monte Ayah, revelando unas magníficas vistas del Arabá y de las montañas de Edom. Abajo podrá ver los campos bien atendidos de Lotan y Ketura, y más al norte los de Yahel.

2. Monte Grofit

La ruta desciende desde el monte Ayah y cruza un camino de tierra. Esta es la ruta que sigue el oleoducto que atraviesa Israel, y está señalizada en rojo. Después de cruzar ese otro camino, gire a la izquierda y, después de unos pocos metros, encuentre de nuevo la ruta verde. La ruta ahora sigue uno de los afluentes del Nahal Ayah, que bordea la montaña que está delante de usted. El lecho del arroyo se va volviendo más estrecho, hasta que desaparece de golpe en el "cuchillo" del monte Grofit. Las vistas que hay aquí del Arabá son impresionantes.

La ruta ahora se separa desde lo alto del acantilado del Grofit, pero regresa a la misma después de unos pocos kilómetros. Aquí es donde el antiguo debate llega a su fin: el acantilado de Haatakim se extiende hasta los bordes del Arabá y no está confinado hasta las costas del mar Muerto, y es tan precioso aquí como ahí. Puede ver claramente que en lo alto de los acantilados Shayarot, de los cuales los montes Ayah y Grofit son parte, sirven como línea divisoria de los arroyos que fluyen al este hacia el Arabá y los que fluyen al oeste hacia el valle de Ovda.

3. Nahal Kasuy

La ruta desciende desde el monte Grofit y va directa hacia el canal de Nahal Kasuy. Al principio caminaremos por el lecho del arroyo, rodeado del desierto que vimos antes, pero después de 2,5 kilómetros y sin aviso, el paisaje cambia de forma abrupta: aparece una enorme duna de arena en el lecho del arroyo, mientras que las laderas del monte Grofit están hechas solo de caliza. Esto es muy inusual en Israel. La ruta pavimentada que desciende de la orilla izquierda del arroyo es un segmento de la ruta ciclista de Israel.

Desde aquí caminaremos unos 2,5 kilómetros dentro de las dunas que bloquean completamente el amplio lecho del arroyo. El origen de estas arenas está en el centro de la península del Sinaí, donde las rocas están compuestas de caliza y se han desintegrado en su gran mayoría en arena caliza. Los arroyos llevaron estas arenas hacia el Néguev, y el viento a su vez las sacó de los lechos de los arroyos y las llevó más lejos, hacia el valle Ovda, hasta que quedaron atrapadas en la esquina noreste. Por eso la arena de Nahal Kasuy es tan rica en cal y sus granos son mucho más pequeños que la arena de playa.

La ruta recorre la orilla izquierda del arroyo, pero también es maravilloso ir a pasear entre las dunas. Entre las plantas locales destaca el saxaul blanco, bien adaptado a crecer en las dunas arenosas de un verdadero desierto. La arena absorbe todo el agua de lluvia disponible, sin dejar una gota. El saxaul blanco puede llegar a los dos metros de altura, y sus raíces se abren camino hasta el fondo, donde el suelo está húmedo, incluso durante el verano.

Cuando los inviernos son lluviosos, las arenas se cubren de plantas en flor, ofreciendo un festival para la vista. Algunas de las plantas que aquí se pueden encontrar son los géneros de zilla, dos variedades de fagonia, asterisco, erucarias y eremobium, entre muchas otras.

4. La duna de Kasuy

La ruta señalizada en verde que ha estado recorriendo ahora se vuelve a unir al camino de tierra señalizado en rojo. Lleva unos 12 kilómetros caminados. Si sigue por la derecha, pasado un kilómetro llegará a la autopista de Shaharut, mientras que si va por la izquierda, después de un kilómetro y medio llegará a la famosa duna de arena de Kasuy, que se apoya contra un alto muro de caliza. La Autoridad de la Naturaleza y Parques de Israel definió una zona de campamento al lado de la duna. Puede acabar su ruta aquí, o puede avanzar un kilómetro más para alcanzar la autopista de Shaharut.

Especificaciones de productos
Región Eilat
Tipo de pista Senderismo
Punto de partida Ayit Mountain, montañas de Eilat
Punto de llegada Nahal Kasuy, montañas de Eilat
Nivel de dificultad Medio
Tipo de excursión Ruta a pie (cuide el coche de recogida al final del sendero)
Adecuado para niños No
Duración del recorrido 13 km
Duración del recorrido 5-6 horas
Teléfono +972-8-6373057
Correo electrónico haibar-yotvata@npa.org.il
Dirección web http://www.parks.org.il/ParksAndReserves/haiBarYotvata/Pages/aeittokasoy.aspx
Accesibilidad No
Perfil del recorrido Derecho
Mejor temporada Otoño
Mejor temporada Primavera
Mejor temporada Invierno
Adecuado para hacer pícnic No
Agua potable No disponible
Estacionamiento
Aguas de baño No
Equipamiento especial Calzado, gorro, mucha agua
Precauciones Si viaja en verano y cuando hace calor, lleve agua suficiente