Ethnic Communities in Israel - 10 Day Tour

Región: Sur, Mar Muerto, Área de Jerusalén, Norte, Tel Aviv y centro, Número de días: 10, Punto de partida: Museo de la Diáspora, Tel Aviv-Jaffa, Punto de llegada: Iglesia del Arca de la Alianza, Abu Gosh, región de Jerusalén, Tipo de pista: Recorrido del vehículo
Proveedor: Ministry of Tourism
Fabricante: Tel Aviv y centro

Viva la experiencia que supone estar en Israel desde sus distintas vertientes: descubrirá una población versátil y diversos grupos étnicos en su recorrido por el país de norte a sur.

Día 1:

Tel Aviv–Haifa. Comience la jornada visitando el museo de la Diáspora. El museo cuenta la historia del pueblo judío desde los tiempos de su expulsión de la tierra de Israel hace 2500 años hasta la actualidad.

Continúe al norte para ascender el monte Carmelo y visitar Mukhraka, monasterio carmelita de los más antiguos del mundo, que conmemora la confrontación entre el profeta Elías y los falsos sacerdotes de Baal.

Más al norte, en la cima del monte Carmelo, Haifa ofrece la oportunidad de encontrar dos grupos religiosos además del judaísmo, ambos procedentes del Islam pero que se han alejado de su origen. Los bellos jardines de Bah´ái transmiten parte de la espiritualidad y la estética subyacente de la fe bah´ái, a la vez que una visita a la comunidad ahmadiyya aportará luz sobre sus ideas e historia (esta comunidad vive en un pequeño barrio de Haifa llamado Kababir, en las laderas del oeste del monte Carmelo).

Pase la noche en Haifa.

Día 2:

Vaya hasta Acre, a la mezquita de Al-Jazzar, uno de los santuarios más bellos de Israel, donde encontrará la comunidad de musulmanes suníes de Israel. Visite la Ciudad Vieja, lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, por el que lucharon cruzados y musulmanes durante aproximadamente 900 años. Pasee por el laberinto de pasillos de los cruzados y disfrute con los bazares, tiendas y restaurantes locales de judíos, cristianos y musulmanes.

Prosiga hasta las ciudades gemelas de Ma’alot (judía) Tarshiha (mezcla de musulmana y árabe cristiana) camino de la ciudad drusa de Hurfeish, donde podrá ver su museo de cultura drusa y su lugar sagrado en la cima de una montaña, Nebi Sabalan. Nebi Sabalan (quizá haciendo referencia a Zabulón, hijo de Jacob), es uno de los lugares religiosas más importantes para los drusos en Israel. El lugar ofrece una preciosa vista de la zona oeste de Galilea.

Continúe hasta Gish, conocida en tiempos de los romanos como Gush Halav, donde una comunidad cristiana maronita conserva las tradiciones de una religión con raíces en Líbano desde el siglo V.

Una visita a Rehaniya, poblada por musulmanes circasianos, cuyos ancestros emigraron aquí desde el Cáucaso a finales del siglo XVIII y durante el siglo XIX, supone una buena oportunidad para aprender sobre su historia y, quizá, para probar su comida.

Pernocte en la Alta Galilea.

Día 3:

Ascienda a los Altos del Golán junto a los afluentes el río Jordán (Dan, Hatsbani y Banias), vaya al pueblo druso de Masadeh y únase a los visitantes drusos en el bullicioso santuario de Sheikh Yaf'ouri.

Siga por la frontera de Israel con Siria y deténgase en el monte Bental, uno de los conos volcánicos creados por los Altos del Golán, para ver una vista panorámica de Israel, Siria y Líbano.

Diríjase al pueblo talmúdico de Katsrin en el Golán central, donde las excavaciones han dejado al descubierto un pueblo judío que cuenta con una gran sinagoga de aproximadamente hace 13 siglos.

Continúe hasta Tzfat (Safed), una de las cuatro ciudades santas en Israel y lugar de origen del misticismo de Luria, (una rama del misticismo judío concebido por el rabino del siglo XVI Isaac Luria). Pasee por los callejones de la Ciudad Antigua y vea sus numerosas sinagogas, así como su colonia de artistas sin igual y su cementerio histórico.

Pase la noche en Tiberíades.

Día 4:

Comience la jornada visitando el Museo Yigal Alon en el kibutz de Ginosar (Yigal Alon fue uno de los fundadores del movimiento obrero de Israel y del kibutz de Ginosar). Este museo sin igual se centra en la experiencia humana en la Galilea del pasado, el presente y el futuro. También cuenta con exposiciones, que cambian cada determinado tiempo, que muestran las obras con más talento de artistas de Galilea de distintos tipos de fe y origen étnico, así como con la magnífica muestra del Barco de Galilea, que data de la época de Jesús y que fue descubierto atrapado en el barro en la costa del mar de Galilea. Esta sería también una buena oportunidad para aprender sobre una de las creaciones más increíbles de Israel: el kibutz.

Prosiga para recorrer la costa noroeste del mar de Galilea y visite los distintos lugares sagrados para los cristianos que encontrará, entre los que se encuentra Capernaúm, ciudad natal de Simón Pedro, Tabha, donde se conmemora el milagro del pan y los peces y el monte de las Bienaventuranzas, donde se predicó el Sermón en el monte.

Diríjase al sur hacia la base del monte Tabor visite el Centro para la herencia beduina en Galilea, ubicado en Shibli, que se centra en las herramientas utilizadas durante la vida diaria, así como en el estilo de vida de las familias beduinas de Galilea.

Vaya hasta Jerusalén y pernocte allí.

Día 5:

La jornada estará dedicada a la comprensión de Jerusalén como el centro de las tres grandes fes monoteístas: judaísmo, cristianismo e islamismo.

Comience con una visita al monte del Templo, lugar donde se realizó la ofrenda de Isaac, a los Templos de Jerusalén así como a la Cúpula de la roca y la mezquita Al-Aqsa, ambas del siglo IX. Visite el Muro de las Lamentaciones, lugar sagrado para el pueblo judío y último vestigio del Segundo Templo.

Visite las excavaciones al sur del Muro, a medida que pasea por la calle original de hace dos mil años y sube los antiguos escalones. En el Centro Davidson, en los cimientos de un palacio de un palacio del siglo VIII d. C., podrá disfrutar con las exhibiciones históricas y concertar una visita de su reconstrucción virtual mediante un modelo interactivo en alta definición.

Visite igualmente la Torre del Museo de David, dedicada a la historia de Jerusalén durante los últimos 4000 años, y que muestra a los diversos grupos étnicos de la ciudad y sus contribuciones. Suba a la torre del museo para contemplar una espectacular vista de los cuatro barrios de la Ciudad Vieja: Armenio, Cristiano, Musulmán y Judío.

Diríjase a la iglesia del Santo Sepulcro, lugar de la crucifixión de Jesús y donde se encuentra su tumba, de acuerdo con la tradición cristiana. Observará las distintas denominaciones cristianas representadas en la iglesia, que se distinguen por su vestuario y liturgia, la católica romana, la ortodoxa griega, la armenia, la copta, la etíope y la ortodoxa siria, cada una en su propio rincón del antiguo complejo.

Pasee por los mercados de la Ciudad Vieja, impregnándose de sus aromas, sonidos y vistas, y pruebe suerte a la hora de buscar y regatear para obtener algún tesoro.

Pernocte en Jerusalén.

Día 6:

Explore el monte Sion, donde podrá visitar la iglesia benedictina de la Dormición, la tumba de David y la Sala de la Última Cena, antes de acceder al complejo en la iglesia de San Pedro en Calicanto, en las laderas del monte Sion, perteneciente a la orden asuncionista de los católicos romanos.

Visite el Barrio Judío, donde podrá contemplar cuatro sinagogas sefardíes bellamente restauradas y diversos restos arqueológicos, así como un bullicioso centro de la vida contemporánea de Jerusalén.

Posteriormente, llegará a la pintoresca iglesia de Cristo, cerca de la Puerta de Jaffa, donde un centro de información destaca la historia de los anglicanos en Jerusalén. Podrá comprender el desarrollo de la influencia británica en Jerusalén durante el siglo XIX y ver modelos a escala de la ciudad por aquel entonces.

Concluya su jornada con una visita al Barrio Armenio, el Museo Armenio y la iglesia de St. James (3:00-3:40 p. m., excepto domingos; sábados 6:30-9:30 a. m.).

Pase la noche en Jerusalén.

Día 7:

Comience la jornada visitando el Museo del Holocausto Yad Vashem. Visite el sorprendente nuevo museo, con su nuevo y emotivo enfoque sobre las personas en el Holocausto, el Monumento conmemorativo de los Niños y la Sala del Recuerdo.

Pasee por la Nueva Jerusalén y podrá ver tanto los barrios nuevos como antiguos, así como la Knéset (el Parlamento israelí) (abierto a visitas los domingos y los jueves) y el edificio del Tribunal Supremo, cuyo diseño es espectacular.

En el cercano Museo de Israel, entre otras muchas cosas fascinantes, descubrirá los misterios de los Manuscritos del mar Muerto en el Santuario del Libro, y podrá ver un modelo de la antigua Jerusalén.

Vaya al centro de Jerusalén a Mahane Yehuda, el mercado al aire libre de frutas y verduras, y pasee por Me'ah Shearim, venerable barrio ultraortodoxo del interior de la ciudad (se requiere vestimenta modesta).

Pase la noche en Jerusalén.

Día 8:

Visite Qumran, lugar donde se descubrieron los Manuscritos del mar Muerto y hogar de la comunidad esenia hace 2000 años. Es posible que Juan el Bautista pasara algún tiempo aquí con la comunidad.

Deténgase en el oasis de Ein Gedi junto a la costa del mar Muerto y camino por el arroyo de Nahal David hasta una bella cascada.

A continuación, prosiga hasta Masada para coger el teleférico que le conduzca a la cima de la imponente fortaleza de Herodes, declarada por la UNESCO como lugar patrimonio de la Humanidad. Gracias al historiador judío Josefo, contamos con la dramática crónica del último levantamiento de los rebeldes en Masada frente a los romanos durante la Gran Revuelta del año 73 d. C. que tuvo lugar aquí, y que se ha convertido en un importante símbolo moderno.

Disfrute el resto del día y la tarde en uno de los hoteles spa de la costa del mar Muerto.

Pase la noche en la zona del mar Muerto.

Día 9:

Diríjase a Beerseba a través del moshav Nevatim, hogar de los judíos de Cochin, de la India, que llegaron a Israel tras establecerse el estado. Los judíos de Cochin se consideran a sí mismos una de las comunidades judías más antiguas del mundo. El Centro para la Herencia Cochin en el moshav Nevatim narra la historia de esta comunidad singular (la visita debe concertarse previamente; Tfno.: 08-6238299).

Continúe hasta el Centro Beduino Joe Alon, que se centra en la cultura e historia beduina. Las tribus beduinas se esparcieron por el Néguev y han pasado por un rápido proceso de transición desde la vida nómada a la moderna. Muchas de las características del estilo de vida beduino están, por tanto, desapareciendo, creando la necesidad urgente de documentar este ancestral estilo de vida a través del trabajo de este importante centro.

Pase la noche en Tel Aviv.

Día 10:

La iglesia ortodoxa rusa de Tabitha en Abu Kabir en las afueras de Jaffa no se encuentra siempre abierta, pero debe probar suerte, ya que los servicios suelen contar un coro a capela celestial.

Continúe a Kfar Habad, para lo que deberá salir de la autopista Tel Aviv-Jerusalem, donde los seguidores del difunto Rebe de Lubavitch viven su filosofía religiosa.

Visite Latrun, torre fortificada de los cruzados en ruina, que se sitúa en la cima de una colina sobre un bonito monasterio trapense, cuyos monjes mantienen voto de silencio.

A continuación, llegará a la ciudad árabe de Abu Gosh, donde se celebra el festival bianual de música de Abu Gosh, y lugar de parada popular para los visitantes de Israel. Vea la iglesia de los cruzados del siglo XII y aprenda sobre la orden de los monjes y monjas lazaristas, así como de la vida contemplativa que llevaban en este tranquilo entorno. También puede visitar la cercana iglesia del Arca de la Alianza, con sus espectaculares vistas desde la cima. También puede aprovechar para almorzar en uno de los restaurantes famosos del pueblo.

 

Especificaciones de productos
Región Sur
Región Mar Muerto
Región Área de Jerusalén
Región Norte
Región Tel Aviv y centro
Número de días 10
Ciudad Tel Aviv Jaffa
Punto de partida Museo de la Diáspora, Tel Aviv-Jaffa
Punto de llegada Iglesia del Arca de la Alianza, Abu Gosh, región de Jerusalén
Tipo de pista Recorrido del vehículo
Accesibilidad

Viva la experiencia que supone estar en Israel desde sus distintas vertientes: descubrirá una población versátil y diversos grupos étnicos en su recorrido por el país de norte a sur.

Día 1:

Tel Aviv–Haifa. Comience la jornada visitando el museo de la Diáspora. El museo cuenta la historia del pueblo judío desde los tiempos de su expulsión de la tierra de Israel hace 2500 años hasta la actualidad.

Continúe al norte para ascender el monte Carmelo y visitar Mukhraka, monasterio carmelita de los más antiguos del mundo, que conmemora la confrontación entre el profeta Elías y los falsos sacerdotes de Baal.

Más al norte, en la cima del monte Carmelo, Haifa ofrece la oportunidad de encontrar dos grupos religiosos además del judaísmo, ambos procedentes del Islam pero que se han alejado de su origen. Los bellos jardines de Bah´ái transmiten parte de la espiritualidad y la estética subyacente de la fe bah´ái, a la vez que una visita a la comunidad ahmadiyya aportará luz sobre sus ideas e historia (esta comunidad vive en un pequeño barrio de Haifa llamado Kababir, en las laderas del oeste del monte Carmelo).

Pase la noche en Haifa.

Día 2:

Vaya hasta Acre, a la mezquita de Al-Jazzar, uno de los santuarios más bellos de Israel, donde encontrará la comunidad de musulmanes suníes de Israel. Visite la Ciudad Vieja, lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, por el que lucharon cruzados y musulmanes durante aproximadamente 900 años. Pasee por el laberinto de pasillos de los cruzados y disfrute con los bazares, tiendas y restaurantes locales de judíos, cristianos y musulmanes.

Prosiga hasta las ciudades gemelas de Ma’alot (judía) Tarshiha (mezcla de musulmana y árabe cristiana) camino de la ciudad drusa de Hurfeish, donde podrá ver su museo de cultura drusa y su lugar sagrado en la cima de una montaña, Nebi Sabalan. Nebi Sabalan (quizá haciendo referencia a Zabulón, hijo de Jacob), es uno de los lugares religiosas más importantes para los drusos en Israel. El lugar ofrece una preciosa vista de la zona oeste de Galilea.

Continúe hasta Gish, conocida en tiempos de los romanos como Gush Halav, donde una comunidad cristiana maronita conserva las tradiciones de una religión con raíces en Líbano desde el siglo V.

Una visita a Rehaniya, poblada por musulmanes circasianos, cuyos ancestros emigraron aquí desde el Cáucaso a finales del siglo XVIII y durante el siglo XIX, supone una buena oportunidad para aprender sobre su historia y, quizá, para probar su comida.

Pernocte en la Alta Galilea.

Día 3:

Ascienda a los Altos del Golán junto a los afluentes el río Jordán (Dan, Hatsbani y Banias), vaya al pueblo druso de Masadeh y únase a los visitantes drusos en el bullicioso santuario de Sheikh Yaf'ouri.

Siga por la frontera de Israel con Siria y deténgase en el monte Bental, uno de los conos volcánicos creados por los Altos del Golán, para ver una vista panorámica de Israel, Siria y Líbano.

Diríjase al pueblo talmúdico de Katsrin en el Golán central, donde las excavaciones han dejado al descubierto un pueblo judío que cuenta con una gran sinagoga de aproximadamente hace 13 siglos.

Continúe hasta Tzfat (Safed), una de las cuatro ciudades santas en Israel y lugar de origen del misticismo de Luria, (una rama del misticismo judío concebido por el rabino del siglo XVI Isaac Luria). Pasee por los callejones de la Ciudad Antigua y vea sus numerosas sinagogas, así como su colonia de artistas sin igual y su cementerio histórico.

Pase la noche en Tiberíades.

Día 4:

Comience la jornada visitando el Museo Yigal Alon en el kibutz de Ginosar (Yigal Alon fue uno de los fundadores del movimiento obrero de Israel y del kibutz de Ginosar). Este museo sin igual se centra en la experiencia humana en la Galilea del pasado, el presente y el futuro. También cuenta con exposiciones, que cambian cada determinado tiempo, que muestran las obras con más talento de artistas de Galilea de distintos tipos de fe y origen étnico, así como con la magnífica muestra del Barco de Galilea, que data de la época de Jesús y que fue descubierto atrapado en el barro en la costa del mar de Galilea. Esta sería también una buena oportunidad para aprender sobre una de las creaciones más increíbles de Israel: el kibutz.

Prosiga para recorrer la costa noroeste del mar de Galilea y visite los distintos lugares sagrados para los cristianos que encontrará, entre los que se encuentra Capernaúm, ciudad natal de Simón Pedro, Tabha, donde se conmemora el milagro del pan y los peces y el monte de las Bienaventuranzas, donde se predicó el Sermón en el monte.

Diríjase al sur hacia la base del monte Tabor visite el Centro para la herencia beduina en Galilea, ubicado en Shibli, que se centra en las herramientas utilizadas durante la vida diaria, así como en el estilo de vida de las familias beduinas de Galilea.

Vaya hasta Jerusalén y pernocte allí.

Día 5:

La jornada estará dedicada a la comprensión de Jerusalén como el centro de las tres grandes fes monoteístas: judaísmo, cristianismo e islamismo.

Comience con una visita al monte del Templo, lugar donde se realizó la ofrenda de Isaac, a los Templos de Jerusalén así como a la Cúpula de la roca y la mezquita Al-Aqsa, ambas del siglo IX. Visite el Muro de las Lamentaciones, lugar sagrado para el pueblo judío y último vestigio del Segundo Templo.

Visite las excavaciones al sur del Muro, a medida que pasea por la calle original de hace dos mil años y sube los antiguos escalones. En el Centro Davidson, en los cimientos de un palacio de un palacio del siglo VIII d. C., podrá disfrutar con las exhibiciones históricas y concertar una visita de su reconstrucción virtual mediante un modelo interactivo en alta definición.

Visite igualmente la Torre del Museo de David, dedicada a la historia de Jerusalén durante los últimos 4000 años, y que muestra a los diversos grupos étnicos de la ciudad y sus contribuciones. Suba a la torre del museo para contemplar una espectacular vista de los cuatro barrios de la Ciudad Vieja: Armenio, Cristiano, Musulmán y Judío.

Diríjase a la iglesia del Santo Sepulcro, lugar de la crucifixión de Jesús y donde se encuentra su tumba, de acuerdo con la tradición cristiana. Observará las distintas denominaciones cristianas representadas en la iglesia, que se distinguen por su vestuario y liturgia, la católica romana, la ortodoxa griega, la armenia, la copta, la etíope y la ortodoxa siria, cada una en su propio rincón del antiguo complejo.

Pasee por los mercados de la Ciudad Vieja, impregnándose de sus aromas, sonidos y vistas, y pruebe suerte a la hora de buscar y regatear para obtener algún tesoro.

Pernocte en Jerusalén.

Día 6:

Explore el monte Sion, donde podrá visitar la iglesia benedictina de la Dormición, la tumba de David y la Sala de la Última Cena, antes de acceder al complejo en la iglesia de San Pedro en Calicanto, en las laderas del monte Sion, perteneciente a la orden asuncionista de los católicos romanos.

Visite el Barrio Judío, donde podrá contemplar cuatro sinagogas sefardíes bellamente restauradas y diversos restos arqueológicos, así como un bullicioso centro de la vida contemporánea de Jerusalén.

Posteriormente, llegará a la pintoresca iglesia de Cristo, cerca de la Puerta de Jaffa, donde un centro de información destaca la historia de los anglicanos en Jerusalén. Podrá comprender el desarrollo de la influencia británica en Jerusalén durante el siglo XIX y ver modelos a escala de la ciudad por aquel entonces.

Concluya su jornada con una visita al Barrio Armenio, el Museo Armenio y la iglesia de St. James (3:00-3:40 p. m., excepto domingos; sábados 6:30-9:30 a. m.).

Pase la noche en Jerusalén.

Día 7:

Comience la jornada visitando el Museo del Holocausto Yad Vashem. Visite el sorprendente nuevo museo, con su nuevo y emotivo enfoque sobre las personas en el Holocausto, el Monumento conmemorativo de los Niños y la Sala del Recuerdo.

Pasee por la Nueva Jerusalén y podrá ver tanto los barrios nuevos como antiguos, así como la Knéset (el Parlamento israelí) (abierto a visitas los domingos y los jueves) y el edificio del Tribunal Supremo, cuyo diseño es espectacular.

En el cercano Museo de Israel, entre otras muchas cosas fascinantes, descubrirá los misterios de los Manuscritos del mar Muerto en el Santuario del Libro, y podrá ver un modelo de la antigua Jerusalén.

Vaya al centro de Jerusalén a Mahane Yehuda, el mercado al aire libre de frutas y verduras, y pasee por Me'ah Shearim, venerable barrio ultraortodoxo del interior de la ciudad (se requiere vestimenta modesta).

Pase la noche en Jerusalén.

Día 8:

Visite Qumran, lugar donde se descubrieron los Manuscritos del mar Muerto y hogar de la comunidad esenia hace 2000 años. Es posible que Juan el Bautista pasara algún tiempo aquí con la comunidad.

Deténgase en el oasis de Ein Gedi junto a la costa del mar Muerto y camino por el arroyo de Nahal David hasta una bella cascada.

A continuación, prosiga hasta Masada para coger el teleférico que le conduzca a la cima de la imponente fortaleza de Herodes, declarada por la UNESCO como lugar patrimonio de la Humanidad. Gracias al historiador judío Josefo, contamos con la dramática crónica del último levantamiento de los rebeldes en Masada frente a los romanos durante la Gran Revuelta del año 73 d. C. que tuvo lugar aquí, y que se ha convertido en un importante símbolo moderno.

Disfrute el resto del día y la tarde en uno de los hoteles spa de la costa del mar Muerto.

Pase la noche en la zona del mar Muerto.

Día 9:

Diríjase a Beerseba a través del moshav Nevatim, hogar de los judíos de Cochin, de la India, que llegaron a Israel tras establecerse el estado. Los judíos de Cochin se consideran a sí mismos una de las comunidades judías más antiguas del mundo. El Centro para la Herencia Cochin en el moshav Nevatim narra la historia de esta comunidad singular (la visita debe concertarse previamente; Tfno.: 08-6238299).

Continúe hasta el Centro Beduino Joe Alon, que se centra en la cultura e historia beduina. Las tribus beduinas se esparcieron por el Néguev y han pasado por un rápido proceso de transición desde la vida nómada a la moderna. Muchas de las características del estilo de vida beduino están, por tanto, desapareciendo, creando la necesidad urgente de documentar este ancestral estilo de vida a través del trabajo de este importante centro.

Pase la noche en Tel Aviv.

Día 10:

La iglesia ortodoxa rusa de Tabitha en Abu Kabir en las afueras de Jaffa no se encuentra siempre abierta, pero debe probar suerte, ya que los servicios suelen contar un coro a capela celestial.

Continúe a Kfar Habad, para lo que deberá salir de la autopista Tel Aviv-Jerusalem, donde los seguidores del difunto Rebe de Lubavitch viven su filosofía religiosa.

Visite Latrun, torre fortificada de los cruzados en ruina, que se sitúa en la cima de una colina sobre un bonito monasterio trapense, cuyos monjes mantienen voto de silencio.

A continuación, llegará a la ciudad árabe de Abu Gosh, donde se celebra el festival bianual de música de Abu Gosh, y lugar de parada popular para los visitantes de Israel. Vea la iglesia de los cruzados del siglo XII y aprenda sobre la orden de los monjes y monjas lazaristas, así como de la vida contemplativa que llevaban en este tranquilo entorno. También puede visitar la cercana iglesia del Arca de la Alianza, con sus espectaculares vistas desde la cima. También puede aprovechar para almorzar en uno de los restaurantes famosos del pueblo.

 

Especificaciones de productos
Región Sur
Región Mar Muerto
Región Área de Jerusalén
Región Norte
Región Tel Aviv y centro
Número de días 10
Ciudad Tel Aviv Jaffa
Punto de partida Museo de la Diáspora, Tel Aviv-Jaffa
Punto de llegada Iglesia del Arca de la Alianza, Abu Gosh, región de Jerusalén
Tipo de pista Recorrido del vehículo
Accesibilidad