Información sobre Janucá

A diferencia de lo que ocurre con la mayor parte de las festividades judías, el origen de Janucá no se encuentra en la Biblia
Proveedor: Ministerio de Turismo

Información acerca de Información sobre Janucá - Vacaciones en Israel


A diferencia de lo que ocurre con la mayor parte de las festividades judías, el origen de Janucá no se encuentra en la Biblia, sino en acontecimientos que se produjeron posteriormente.
Se trata de una fiesta que dura ocho días y que comienza el día 25 del mes hebreo de Kislev (normalmente en diciembre).
Ninguno de estos días es plenamente festivo, así que los negocios abren con normalidad.
Janucá recuerda un acontecimiento histórico que tuvo lugar en el siglo II antes de la era común, durante el periodo seléucida.
Algunos reyes seléucidas (la dinastía que siguió a Alejandro Magno, con sede en Siria) intentaron obligar a los judíos de la Tierra de Israel a adoptar ciertas costumbres contrarias a las leyes del judaísmo.
El peor decreto fue cuando el rey Antíoco IV ordenó la instalación de una estatua en el Templo Sagrado de Jerusalén.
En el año 167 antes de la era común, los judíos se rebelaron contra el régimen griego seléucida.
Unos cuantos líderes de la revuelta, los asmoneos o macabeos, eran los hijos de Matatías, el sumo sacerdote.
En el año 164 antes de la era común, bajo el liderazgo de Judas Macabeo, la revuelta culminó con la liberación de Jerusalén de la opresión extranjera, incluyendo el Templo Sagrado.
Estos acontecimientos están documentados en unas pocas fuentes históricas escritas a finales del s. II de la era común.
Según la tradición judía, fue Judas Macabeo quien instauró la festividad de Janucá.
Tiene una duración de ocho días, durante los que se conmemoran las celebraciones que marcaron la purificación y la reconsagración del Templo Sagrado, además de un milagro recogido en las tradiciones judías:
cuando los macabeos buscaban aceite sagrado para encender el candelabro del Templo solamente encontraron un frasquito con el sello intacto y que, por consiguiente, seguía todavía siendo puro.
La cantidad de aceite disponible en el frasco solamente daba para un día, pero se produjo un milagro y terminó ardió durante ocho.


Aparte del componente de heroísmo que esta festividad emana, Janucá también tiene como leitmotiv el poder de la luz frente a la oscuridad, por lo que también se la conoce por el nombre de Fiesta de las Luces.
En los tiempos modernos, se ha adoptado la festividad de Janucá como símbolo de la lucha de los judíos contra sus enemigos tanto en el ámbito religioso y nacional
Todavía hay quienes enfatizan el carácter religioso y milagroso de esta fiesta, mientras que otros la ven más bien en clave de victoria nacional.
En cualquier caso, esta es una celebración llena de alegría y muy especial para los más pequeños.
Tradiciones de esta festividad
Encendido de las velas - Durante los ocho días de Janucá se encienden velas en una januquiá, un candelabro con ocho brazos alineados y con un soporte adicional para otra vela más, denominada shamash, que sirve para encender todas las demás.
En cada noche de Janucá se enciende una vela adicional a partir de la primera (shamash), de tal modo que que en realidad la primera noche hay dos velas encendidas, tres en la segunda, etc. La januquiá se coloca en el alféizar de una ventana o en cualquier otro sitio visible. Cabe destacar que está prohibido utilizar esta luz para cualquier otro fin.


Es costumbre encender la januquiá con aceite de oliva, aunque la mayor parte de la gente emplea en la actualidad velas de cera de diferentes colores.
En el momento de encender las velas se recita una pequeña oración, ceremonia en la que participan los niños. A continuación, se cantan canciones típicas de Janucá. Buñuelos rellenos de mermelada (sufganiot) y fritos de patatas - En Janucá es tradición también tomar determinados alimentos, especialmente fritos en aceite, como buñuelos y frituras. Peonza - Los niños juegan con peonzas de cuatro caras, con las iniciales en hebreo escritas de la expresión Un gran milagro ocurrió aquí.
Por último, también es típico darles a los niños aguinaldos de Janucá para que compren chucherías o juguetes.


Información importante
Janucá, al no ser una fiesta dictada por la Torá, es relativamente menor desde el punto de vista religioso, por lo que la mayor parte de los negocios abren con normalidad.
Para empaparse un poco del espíritu festivo de Janucá, puede probar los alimentos típicos de estas fechas, especialmente los sufganiot (una especie de buñuelo con un agujero en el centro), normalmente rellenos de mermelada, pero también a base de otros dulces.
Si se encuentra en Jerusalén en Janucá, merece la pena dar un paseo por el barrio ultraortodoxo de Mea Shearim a media tarde para disfrutar de la vista de cientos de candelabros encendidos en las ventanas de los hogares.

Especificaciones de productos
Fecha hebrea Tevet 25 - Kislev 2
Fecha 30/12/2019 - 22/12/2019

Información acerca de Información sobre Janucá - Vacaciones en Israel


A diferencia de lo que ocurre con la mayor parte de las festividades judías, el origen de Janucá no se encuentra en la Biblia, sino en acontecimientos que se produjeron posteriormente.
Se trata de una fiesta que dura ocho días y que comienza el día 25 del mes hebreo de Kislev (normalmente en diciembre).
Ninguno de estos días es plenamente festivo, así que los negocios abren con normalidad.
Janucá recuerda un acontecimiento histórico que tuvo lugar en el siglo II antes de la era común, durante el periodo seléucida.
Algunos reyes seléucidas (la dinastía que siguió a Alejandro Magno, con sede en Siria) intentaron obligar a los judíos de la Tierra de Israel a adoptar ciertas costumbres contrarias a las leyes del judaísmo.
El peor decreto fue cuando el rey Antíoco IV ordenó la instalación de una estatua en el Templo Sagrado de Jerusalén.
En el año 167 antes de la era común, los judíos se rebelaron contra el régimen griego seléucida.
Unos cuantos líderes de la revuelta, los asmoneos o macabeos, eran los hijos de Matatías, el sumo sacerdote.
En el año 164 antes de la era común, bajo el liderazgo de Judas Macabeo, la revuelta culminó con la liberación de Jerusalén de la opresión extranjera, incluyendo el Templo Sagrado.
Estos acontecimientos están documentados en unas pocas fuentes históricas escritas a finales del s. II de la era común.
Según la tradición judía, fue Judas Macabeo quien instauró la festividad de Janucá.
Tiene una duración de ocho días, durante los que se conmemoran las celebraciones que marcaron la purificación y la reconsagración del Templo Sagrado, además de un milagro recogido en las tradiciones judías:
cuando los macabeos buscaban aceite sagrado para encender el candelabro del Templo solamente encontraron un frasquito con el sello intacto y que, por consiguiente, seguía todavía siendo puro.
La cantidad de aceite disponible en el frasco solamente daba para un día, pero se produjo un milagro y terminó ardió durante ocho.


Aparte del componente de heroísmo que esta festividad emana, Janucá también tiene como leitmotiv el poder de la luz frente a la oscuridad, por lo que también se la conoce por el nombre de Fiesta de las Luces.
En los tiempos modernos, se ha adoptado la festividad de Janucá como símbolo de la lucha de los judíos contra sus enemigos tanto en el ámbito religioso y nacional
Todavía hay quienes enfatizan el carácter religioso y milagroso de esta fiesta, mientras que otros la ven más bien en clave de victoria nacional.
En cualquier caso, esta es una celebración llena de alegría y muy especial para los más pequeños.
Tradiciones de esta festividad
Encendido de las velas - Durante los ocho días de Janucá se encienden velas en una januquiá, un candelabro con ocho brazos alineados y con un soporte adicional para otra vela más, denominada shamash, que sirve para encender todas las demás.
En cada noche de Janucá se enciende una vela adicional a partir de la primera (shamash), de tal modo que que en realidad la primera noche hay dos velas encendidas, tres en la segunda, etc. La januquiá se coloca en el alféizar de una ventana o en cualquier otro sitio visible. Cabe destacar que está prohibido utilizar esta luz para cualquier otro fin.


Es costumbre encender la januquiá con aceite de oliva, aunque la mayor parte de la gente emplea en la actualidad velas de cera de diferentes colores.
En el momento de encender las velas se recita una pequeña oración, ceremonia en la que participan los niños. A continuación, se cantan canciones típicas de Janucá. Buñuelos rellenos de mermelada (sufganiot) y fritos de patatas - En Janucá es tradición también tomar determinados alimentos, especialmente fritos en aceite, como buñuelos y frituras. Peonza - Los niños juegan con peonzas de cuatro caras, con las iniciales en hebreo escritas de la expresión Un gran milagro ocurrió aquí.
Por último, también es típico darles a los niños aguinaldos de Janucá para que compren chucherías o juguetes.


Información importante
Janucá, al no ser una fiesta dictada por la Torá, es relativamente menor desde el punto de vista religioso, por lo que la mayor parte de los negocios abren con normalidad.
Para empaparse un poco del espíritu festivo de Janucá, puede probar los alimentos típicos de estas fechas, especialmente los sufganiot (una especie de buñuelo con un agujero en el centro), normalmente rellenos de mermelada, pero también a base de otros dulces.
Si se encuentra en Jerusalén en Janucá, merece la pena dar un paseo por el barrio ultraortodoxo de Mea Shearim a media tarde para disfrutar de la vista de cientos de candelabros encendidos en las ventanas de los hogares.

Especificaciones de productos
Fecha hebrea Tevet 25 - Kislev 2
Fecha 30/12/2019 - 22/12/2019